Existen muchos tipos de tarjetas de crédito que nos ofrecen nuestros bancos a diario, como las famosas tarjetas revolving. Nos las venden con facilidades de pago y aparentes bajas comisiones, pero ¿realmente sabemos lo que son? Te explicamos en qué consisten y cómo puedes reclamar esas comisiones tan altas que estás pagando.

 

¿Qué es la tarjeta revolving?

La tarjeta revolving es una tarjeta de crédito que, al igual que una tarjeta convencional, permite hacer todo tipo de compras y desembolso de dinero a crédito. La diferencia está en que el pago de ese crédito no se hace al iniciar un nuevo mes o se carga de forma inmediata en la cuenta, sino que se aplaza para pagar en cómodas cuotas.

Los intereses y comisiones de estas tarjetas son demasiado altos, por lo que cada vez que se aplaza el pago de una cuota, se puede llegar a la situación de que el usuario pague más dinero en comisiones del que gastó del crédito de la tarjeta. De tal modo, que puede generar una deuda bastante alta.

 

Tarjeta revolving

Tarjeta revolving en blanco y negro

 

Formas de pago aplazado en la tarjeta revolving

El usuario puede hacer compras con la tarjeta revolving sin importar si tiene liquidez o no, ya que tiene dos formas de devolver ese dinero:

  • Cuota fija. El usuario establece un pago fijo con el banco. Este pago estará dentro de un mínimo y máximo que dependerá del banco.
  • Cuota por porcentaje. El usuario decide pagar un porcentaje de la deuda, también dentro de un mínimo y máximo.

Estas dos formas de pago ya tienen en cuenta todo tipo de comisiones e intereses que se aplican a la deuda de las cuotas aplazadas.

 

¿Qué consecuencias tenemos con la tarjeta revolving?

Para las entidades es muy fácil vender estas tarjetas, porque te permite comprar tengas o no tengas dinero y aparentemente devolverlo en cómodas cuotas. La consecuencia de esta forma de vender las tarjetas revolving es que lleva al usuario a un elevado consumo, es decir, gasto de dinero que posteriormente hay que devolver con intereses. En el pago en cómodas cuotas también hay truco, y es que conllevan elevadas comisiones que provocan un endeudamiento que en muchas ocasiones llega a superar el gasto realizado con estas tarjetas.

 

¿Tiene solución la deuda de una tarjeta revolving?

En los últimos meses son muchos los casos de tarjetas revolving que se llevan a los tribunales y se ganan, obteniendo devoluciones de dinero o anulación de la deuda. En apm Legal contamos con abogados especialistas en reclamaciones bancarias que estudiaran tu caso de forma gratuita.

Deja tus datos y nos pondremos en contacto.