Desde que se decretó el estado de alarma, el teletrabajo se ha convertido en una opción para muchas empresas y trabajadores. De forma repentina, la gran mayoría de los trabajadores tuvieron que adaptar un rincón de su hogar para poder realizar su actividad profesional, pero ¿realmente esos espacios de trabajo siguen las medidas de seguridad laboral para evitar riesgos de enfermedades o accidentes? ¿En tal caso, a quién corresponde vigilar que se cumplan? Son muchas las dudas que pueden surgir tanto a nivel empresarial como al propio trabajador. Por eso en este blog os vamos a explicar cuáles son los pasos a seguir para cumplir con las medidas de prevención de riesgos laborales.

 

¿En qué consiste la Ley de prevención de Riesgos Laborales? 

 

En primer lugar, es necesario entender que la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, exige unas medidas que afectan a las empresas, ya que son estas las que tienen que velar por la seguridad y salud de sus trabajadores. Esta ley ha tenido varias reformas y actualizaciones, la última data de 2014.

Otra cuestión que hay que saber, es que la ley de Prevención de Riesgos Laborales se aplica a todas las relaciones laborales, a excepción de algunos casos que conllevan más riesgos. Por ejemplo, servicios de protección civil y peritaje forense (en casos de catástrofe), policía, seguridad y aduanas, fuerzas armadas y actividades de la guardia civil.

 

¿Cómo se gestionan las medidas de seguridad de prevención de Riesgos Laborales durante el teletrabajo?

 

Las medidas de prevención de Riesgos Laborales en el lugar de trabajo que conocemos, forman una parte de la empresa y se deben comunicar a todos los empleados mediante una pequeña formación. A día de hoy esto no ha cambiado, simplemente se ha actualizado para adaptarse al nuevo panorama de teletrabajo.

Durante el confinamiento el teletrabajo fue una prioridad para muchas empresas y prácticamente todas las actividades profesionales que lo permitían, se hacían desde casa cumpliendo así con el estado de alarma causado por la pandemia. Pero, a pesar de que muchas empresas han vuelto a trabajar en sus espacios físicos habituales, otros muchos trabajadores han continuado haciendo teletrabajo. Por este motivo, es necesario entender que la gestión de las medidas de prevención de Riesgos Laborales en estos casos va a estar en manos del trabajador, por motivos de privacidad e invasión de la intimidad de las personas.

 

¿Qué medidas de prevención de riesgos laborales son las que le teletrabajador tiene que cumplir?

 

Según el artículo 4 del Real Decreto Ley de medidas extraordinarias del COVID-19, será la propia persona trabajadora la que debe realizar una autoevaluación y así se entenderá que se cumple con la obligación de efectuar la evaluación de riesgos, según los términos previstos en el artículo 16 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales.

Para llevar a cabo esta autoevaluación, el trabajador deberá comprobar algunas cuestiones como:

  • Lugar de trabajo espacioso y con distancia suficiente entre el trabajador y la pantalla
  • Iluminación adecuada del espacio de trabajo, a ser posible con luz natural
  • Mobiliario de trabajo adecuado y cómodo
  • Equipos de trabajo necesarios para realizar la actividad laboral con normalidad
  • Temperatura adecuada
  • Controlar el nivel de ruido ambiental para tener una mejor concentración

Del mismo modo, se recomiendan una serie de pautas y hábitos para reducir los riesgos laborales, como pueda ser establecer un horario diario, mantener el contacto con los compañeros de trabajo, ya sea por llamada o videollamada o mantener ordenado el lugar de trabajo, entre otras.

Riesgos laborales del teletrabajo 

 

El teletrabajo tiene ventajas, tanto para la empresa como el trabajador, como la reducción de costes y tiempo o una mejor conciliación de la vida personal y laboral. Pero existen una serie de riesgos laborales que, aunque estemos trabajando desde nuestra casa, nos pueden afectar causando graves problemas físicos o mentales.

  1. Trastornos musculo-esqueléticos consecuencia de posturas inadecuadas prolongadas. Es un tipo de riesgo laboral común que acaba ocasionando hernias de disco, dolor lumbar o de cervicales. Para prevenirlo, es importante informar al trabajador sobre hábitos de postura en periodos largos de tiempo y también tener un buen mobiliario para trabajar.
  2. Fatiga visual provocada por la exposición a las pantallas durante un largo periodo de tiempo. Para prevenirlo, se recomienda mantener una buena iluminación natural en el lugar de trabajo, realizar descansos y evitar reflejos luminosos que afectan a la visión.
  3. Estrés. Trabajar en el lugar donde se vive puede acabar generando estrés y ansiedad. Por eso se recomienda intentar separar, dentro de lo posible, el espacio de trabajo del resto de la casa, evitar el aislamiento y seguir manteniendo contacto con la empresa y compañeros (en el caso de la empresa, debe fomentar el sentimiento de pertenencia), intentar ser organizados y trabajar durante el horario establecido. Tampoco debemos olvidar que mantener el espacio de trabajo ordenado reduce la fatiga y evita accidentes como caídas y golpes.